desirée santosLo recuerdo con claridad, Desirée. Fue un mediodía soporífero, en las escaleras del concejo municipal. Estábamos ahí un grupo de reporteros esperando que saliera un concejal, un director o hasta el alcalde mismo a ver si había una noticia importante. Lo de siempre. Plantón. De pronto entraste al edificio y nos viste. Saludaste con cariño a Vanessa Davies, que cubría por El Nacional y a otros viejos compañeros. Me viste de arriba abajo, casi como un escaneo, y preguntaste: ¿Y este portuguesito quién es? Y luego comenzamos a bromear con el tema, porque tú sí eres descendiente de lusitanos: Santos Amaral. Seguir leyendo