escapismoEn El Universal había un reportero que dejaba la chaqueta en el respaldar del asiento y se marchaba ‘a la francesa’: calladito. Si algún jefe preguntaba por él para ponerle una pauta “rayosa” (de último momento), los compañeros que veían la prenda con la que llegó en la mañana suponían que sólo había salido un momento, y respondían: “Mira, debe estar por ahí, tomando un café. Ese viene ahora, espéralo”. Es una de las “técnicas de escapismo” reporteril que conocí en varias redacciones en las que me tocó trabajar. Seguir leyendo