avioncitos JVRLa perversidad detrás del poder en Venezuela, es decir, José Vicente Rangel, en un ejercicio realmente imaginativo y aventurado, acusó recientemente a la petrolera canadiense Pacific Rubiales, en la que trabajan algunos expedevesos de aquellos que botó el Eterno Comandante, de haber comprado aviones de guerra en el Imperio para emplazarlos en bases estadounidenses en territorio colombiano con el deleznable propósito de lanzar un ataque aéreo contra Venezuela y derrocar el gobierno (endeble) de Nicolás Maduro. Seguir leyendo