syc_isa_doblesMontañas de libretas usadas recubrían siempre el escritorio de Dora Segnini, reportera de La Revista de Caracas. Cuando llegaba de una pauta soltaba la cartera en una gaveta del escritorio y aventaba las libretas en las que había tomado sus notas hacia el promontorio de cuadernillos. Dentro del desorden solía localizar la que necesitaba para escribir sus artículos, hasta que un día el pandemónuim erigido sobre su puesto le jugó una mala pasada. Y debía entregar una entrevista a Isa Dobles en dos días. Seguir leyendo