lemontHabía que irse siempre con cuidado con ‘Marco Lemont’, el ilustrador del periódico. Igual dibujaba una genialidad con gracia, que ponía a los editores en aprietos. Nunca era suficiente hablar con él sobre el sentido de la ilustración. El final entregaba su interpretación y uno, por cuestiones de apremio periodístico, o la tomaba o la dejaba. Seguir leyendo