dragonesEs un asunto relacionado con la proxemia, esa distancia intangible entre una persona y otra, que marca el terreno del respeto o lo invasivo. A veces, dependiendo del interlocutor y de la circunstancia, se rompe la línea fronteriza y causa una cierta incomodidad. Uno se separa un poco, con alguna discreción, y el otro se vuelve a acercar. Uno echa la cabeza hacia atrás, pero el entrevistado insiste en romper la frontera, como si le hiciera falta alguna cercanía íntima. Seguir leyendo