el_universal_divinoA veces sorprendían porque estaban paseando por la redacción, siempre tan amables, tan respetuosas, tan simpáticas, tan elegantes. Adelaida y Marta, las asesoras del rediseño de El Universal por allá en 1996-97, revisaban cada página, se detenían en los detalles, conversaban con jefes y coordinadores, planteaban opciones, pero sobre todo tenían una expresión para sobarte el lomo y el ego: “las páginas están divinas”, “ese texto le quedó divino”, “la sección está divina”. Seguir leyendo