Nos llaman aparte a Milagros y a mí. Caras serias, cierta inquietud. Vamos a salón de reuniones. Un periódico en la mano. Frases encerradas en círculos, anotaciones en los bordes. No saben de dónde salió esa información, quién la autorizó, cómo es posible que haya salido. Los ojos buscan responsables, las miradas se cruzan. Hay dudas flotando en el aire. Un súper jefe lanza una pregunta-dardo: “¿Será que tenemos un infiltrado?” Seguir leyendo

kapuscinski, kapuEn tres ocasiones pude compartir algunos momentos con el periodista polaco Richard Kapuscinski, mejor conocido como “el reportero del mundo” debido a sus magistrales crónicas sobre los países en los que le tocó ejercer como corresponsal de la agencia polaca de noticias, trasladadas a libros de antología como Ébano (mi favorito), El Imperio, El Sha, La Guerra del fútbol, Un día más con vida. Seguir leyendo

raptoAlguna vez hablé sobre los conflictos, menores o mayores, entre periodistas y editores; en El Nacional mucho más intensos y frecuentes que en El Universal, donde la figura del editor no existía como tal (cumplían funciones de correctores de estilo) y hace algunos años los eliminaron, cosa que se nota. La discusión sobre el “correcto uso” de la palabra secuestro, rapto o plagio era un ritornello cansón. Seguir leyendo