ego periodistasEl ego de los periodistas suele ser -con contadas excepciones- inconmesurablemente alto. Algunos hemos caído más de una vez en sus trampas. Y de paso, hemos hecho el ridículo. Otros ni se inhiben, al contrario, les crece. Es algo que se controla con los años… o no. Todo depende de la personalidad.

Una vez, en una reunión social de periodistas, Giusti compartía mesa con un veterano que trabajaba como jefe en el diario El Globo.

Me acerqué a la mesa a saludar al amigo Roberto, quien le dijo:

– Oye, te presento a Fernández Nays, uno de los cuarto bates de El Universal.

Le extendí la mano derecha, lo miré directamente a los ojos, sonreí y el fulano, con un mar de simpatía y sin mirarme ni siquiera a la cara, largó cansino su mano por compromiso (con Giusti, supongo) y espetó:

– ¡Será cuarto bate en El Universal pero en El Globo no llega ni a recoge bate! ¡Qué fue, mijo, mucho gusto! — casi sin apretar la mano se soltó rápido.

Roberto terció en el asunto:

– Oye, no seas así… no le hagas caso, Antonio, que ya lleva tres tragos encima.

Al tipo le gustaba ser el centro de atención. Hablaba duro, proyectaba su vozarrón cantando, pedía espacio para bailar, sabía de todos los temas.

Por ahí me pidió en estos días como amigo en Facebook. No sé…

One thought on “Mucho gusto, Mr. Ego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>