irene saez copeiCorría el año 1998. Elecciones a la vista en medio de una crisis descomunal de los partidos políticos tradicionales. En las encuestas de intención de voto despuntaba Irene Sáez, la alcaldesa del municipio Chacao, quien exhibía una gestión eficiente sobre todo en “decorado urbano”.

Los socialcristianos de Copei ya le tenían el ojo puesto a “la Reina”, como la llamaba el fallecido expresidente Luis Herrera Campíns.

La seguían, aunque lejos en los estudios de opinión, el gobernador del estado Carabobo, Henrique Salas Römer, por el partido Proyecto Venezuela; Luis Alfaro Ucero, caudillo y mandamás de Acción Democrática; y en el cuarto puesto el teniente coronel Hugo Chávez Frías, con el apoyo del Movimiento V República, una coalición aluvional de izquierdistas, exgolpistas, militaristas y oportunistas. Aunque más allá también aparecía Claudio Fermín con una organización minúscula, hija bastarda de AD.

Irene, un portento de mujer, de expresión verbal bastante corta y atropellada, aparecía todos los días en la prensa, la gente hablaba de ella (bien y mal), tenía el favor de las encuestas y un municipio pequeño y rico donde podía hacer muchas cosas de cara a la tribuna.

El periódico me pautó entrevistarla. Hice los contactos a través de su muy diligente y efectiva jefa de prensa y fijamos el día, el sitio y la hora.

Fue en una oficina de la torre que está al lado de Corp Banca, en La Castellana. La entrada principal queda por la calle que desemboca en el San Ignacio; al frente hay (o había) dos restaurantes, uno italiano y otro vasco.

El conductor de El Universal me dejó en el lugar. Y no pasó mucho tiempo cuando llegó la alcaldesa en una camioneta. Se bajaron primero dos guardaespaldas, uno le abrió la puerta y ella bajó sonriente, batiendo de lado y lado la larga melena rubia, enfundada en un taller elegante, tacones altos y con el bíper (arcaísmo electrónico a través del cual se anunciaban mensajes telefónicos) en una mano.

Caminamos hasta esa la puerta de la torre, entramos al edificio, la alcaldesa saludó electoralmente al portero y con un “vamos” nos metimos al ascensor. Solo ella y yo. Los guardaespaldas se quedaron abajo no sé por qué razón.

Tenía las uñas larguísimas, no sé si reales o postizas, pintadas de un tono pastel en la punta haciendo una medialuna. Con el índice le dio al botón del piso 7. La cabina inició el ascenso y de pronto, en la mitad, se detuvo.

Estábamos encerrados en un ascensor Irene Sáez, la exitosa alcaldesa de Chacao y “yegua” favorita en la carrera presidencial en ese momento, y este reportero, claustrofóbico, pa’ más ñapa.

Le tengo pánico a los espacios cerrados y sin ventilación. Más de una vez abrí una ventana en pleno invierno de Londres para cortarme la ansiedad; más de una carpa tumbé en medio de un ataque a mitad de la noche. Un karma por madurar, pues.

Pero ahí estaba yo, de momento conteniéndome. Paralizado y sudando…

– ¡Ay, mi Dios! ¿Y ahora qué pasa? — exclamó Irene, que a pesar del incidente lucía calmada.

Con el índice derecho le dio repetidas veces al botón del 7, al de PB, finalmente a todos. Tocó la puerta.

No habían pasado ni 30 segundos de aquello y de pronto la cabina comenzó a subir. La alcaldesa se acomodó el chaleco, suspiró, puso su sonrisa Nro. 4, y al abrirse las puertas en el piso 7 la esperaba uno de los guardaespaldas, con semblante de preocupación.

Sáez se apartó un momento con el gigantón, al que visiblemente le llamaba la atención.

Luego hicimos la entrevista con tranquilidad. Recuerdo el título: “Irene Sáez: Tengo preparadas las primeras cien medidas del nuevo gobierno”. Fue un texto muy comentado en los días siguientes a su publicación.

Ella decidió quedarse un rato más en aquella oficina. Me tocaba salir de nuevo.

Bajé los siete pisos más la mezzanina por la escalera. Llevaba bajo el brazo una buena historia para publicar en el momento y otra en el tintero para alguna oportunidad futura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>