invitación a comerEsta “invitación muy peculiar” se la hicieron al amigo Máximo Peña hace mucho tiempo cuando trabajaba en el archivo del diario Reporte.

Un compañero le dijo un mediodía que fueran a comer, que él invitaba.

Salieron caminando por Los Caobos y de pronto el amigo detuvo el paso y le dijo a Máximo que entraran a una funeraria cercana.

Saludaron respetuosamente a los deudos de un fallecido y paso seguido, el gentil compañero “invitó” a Máximo a tomarse un caldito que esos que reparten en los tanatorios. Luego, un sanduchito y así hasta el café guarapo.

La invitación llegó algunas veces más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>