sms juanHace pocos días recibí un sms en mi teléfono. En España es noticia hablar sobre mensajes de texto, pero de los que se cruzaron Mariano Rajoy y Luis Bárcenas, el extesorero del Partido Popular acusado de varios casos de corrupción, pagar sobresueldos a dirigentes de la organización y llevar una contabilidad paralela.  Lo que me ocurrió a mí no tiene nada que ver. Más bien, parece una venganza de Juan, el nocturno.El mensaje decía así:

– Hola, ¡qué tal! soy amigo de Juan.

Al principio no sabía si responder o no. Dudaba. Todo el mundo tiene un amigo llamado Juan. Hasta un antiguo director de El Nacional. Un sobrino mío se llama Juan. Como un imbécil decidí responder:

– ¿Qué Juan?– pregunté ingenuo, así como el periodista aquel.

– ¡Juan, el de Facebook!

¿Juan, el de Facebook? ¿Pero quién carajo es este tipo? Ya empecé a sospechar. No se identificaba. Reviso con más detenimiento el sms y veo que el número tiene 5 dígitos.

“¡Coño! ¡Me jodieron! Es publicidad”, pensé y lo lamenté en el acto porque seguramente ya me habrían cobrado varios euros por la breve conversación, pero en lugar de parar la marcha la rabia me hizo responderle al interlocutor invisible.

– ¡Anda que te den bien largo, imbécil! — escribí. (Más euros a la cuenta, seguro)

– Pero no te pongas así. ¿Quieres que te envíe mi foto? — me respondía el ·$#·%/”!.

Llamé a Movistar, la empresa aquella de la Puta M. Le expliqué todo el rollo al operador que me atendió. Procedió a bloquear el número y me dijo que adicionalmente debía enviarle al número sospechoso un mensaje que dijera: BAJA, porque ya al haber respondido el primero que me enviaron me había suscrito al servicio de “contactos”.

Así lo hice. En el sms apareció una X en rojo y el aviso: “El operador determinó el bloqueo”. Ya me habían cargado tres euros + IVA a la cuenta bancaria los @#¢&$(·($. Pero me tranquilicé porque ya lo habían bloqueado… pero no.

Al siguiente día vuelve a sonar la musiquita típica de que te ha llegado un sms. Cuando reviso, del mismo número aquel me llega lo siguiente:

– Día a día t escribo y tu nada! Tanto te agobio como para q ni me contestes a wassap o me aceptes e el facebook? estas en linea? contestas o te llamo? — así tal cual, con esta misma grafía, errores ortográficos incluídos.

“¡JODEEER! ¡Hasta cuándo! ¿No lo habían bloqueado?”, maldije el momento en que caí como un estúpido al preguntar: ¿Qué Juan?

Volví a llamar a Movistar. La operadora escuchó mi cuento; ya estaba yo un poco más alterado.

– Es un servicio de contactos de maricones, creo — le dije (yo, que no soy homofóbico), pidiéndole disculpas a la muchacha por el término.

– Nooo, no se preocupe. Es que me pasa a mi y digo cosas mucho peores, jaja — me respondió la operadora, que activó un súper bloqueo, a ese en particular y todos los servicios de ese tipo.

Tuve que volver a responde con un sms y la palabra BAJA al dichoso número ese. Hasta ahora parece estar funcionando.

Y Juan, el nocturno, debe estar riéndose de la gracia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>