syc_exterminio– Buenas tardes, me pone por favor con el periodista Carlos Subero

– Sí, cómo no, ¿de parte de quién?

Por supuesto que Vladimir Villegas, redactor de Política de El Universal que atendía la llamada, reconocía aquella voz grave, con acento maracucho. La había escuchado algunas veces por la televisión o en directo en alguna declaración.

Herminio Fuenmayor se desempeñaba ese año como director de la Disip. General de Brigada y abogado de la Universidad Santa María, este hombre alto y delgado tenía además formación académica militar en el Staff College de Camberley en Reino Unido, en West Indian de Jamaica; en el Instituto de Derecho Notarial y Registral de Argentina, en la Universidad Simón Bolívar y en el IESA.

En su blog personal indica que también participó “en la solución de conflictos en países en situación de crisis como Jamaica, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Panamá”.

El alto oficial, con experiencia también en el servicio exterior venezolano como asesor de seguridad y a quien se vinculaba con la CIA, no era persona grata en los círculos de izquierda que solían atribuir a la policía política prácticas reñidas con los derechos humanos.

Vladimir esperaba al teléfono la respuesta que ya presumía, vendría del otro lado de la línea:

– Habla el general Herminio Fuenmayor, respondió seco el hombre.

Dejando el teléfono sobre el largo escritorio, de los que había en la vieja sala de redacción del diario, Villegas lanzó un grito, suficientemente audible a diez metros a la redonda, para notificar la llamada:

– Suberooo, te llama ‘Exterminio’.

Algunos nos reímos de la ocurrencia. Subero caminó hasta el teléfono y tomó el auricular.

– ¿Aaaalooó, general? — preguntó el periodista con un leve titubeo porque sabía que el hombre que llamaba posiblemente había escuchado aquel mote.

– ¿Quién coño es el hijo de puta que me atendió antes? — preguntó indignado el general.

Décadas después Villegas y Fuenmayor, que ha escrito cinco libros sobre política venezolana, se encontraron en la misma acera. Tengo entendido que tiene un trato cordial.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>