syc_pautas_memoriaSon de lo más aburrido que hay. Creo que, en parte, la crisis del periodismo se debe a la falta de creatividad que tiene años anclada en el sector. Pautas de memoria que se repiten año tras año. Prácticamente bastaría con cambiar el nombre de los protagonistas de las notas anteriores y listo. Publíquese.

Me refiero a las clásicas coberturas del 1 de enero, cuando nunca falta la noticia sobre el primer venezolano, que nació con tantos kilogramos de peso en la maternidad Concepción Palacios, recibió una cesta con alimentos y otros enseres, y se llama perencejo.

O la de los quemados por fuegos artificiales y el récord de homicidios para empezar el nuevo año.

Las colas de automóviles para bajar a las playas del litoral central en carnaval y Semana Santa, donde también se habilita un canal para la ida a oriente y otro para el regreso. La elección de la reina de las fiestas carnestolendas y los desfiles (al menos eso es más divertido).

El balance de accidentes y muertos en ambas fechas, por la imprudencia, la velocidad o la ingesta alcohólica.

La procesión por los Siete Templos en la Semana Mayor de la tradición católica, con la homilía del monseñor de turno.

El desfile cívico-militar aburridísimo a propósito del Natalicio del Libertador y Día del Ejército.

Las marcha y la contramarcha del 1 de mayo por el Día del Trabajador, así como las movilizaciones opositoras y chavistas del 23 de enero.

El 17 de diciembre, en conmemoración a la muerte de Simón Bolívar, pauta obligada en el Panteón Nacional (y ahora no sé dónde será).

Eso, sin tomar en cuenta los lugares comunes y frases recurrentes que emplean los voceros oficiales para referirse a los hechos. “Esto ha sido una fiesta democrática que demuestra al mundo la madurez del pueblo venezolano y bla, bla, bla”, esa, que se le puede atribuir a cualquier político en el día de cualquier votación, la puedo repetir de memoria.

Pero el tema del lenguaje de los funcionarios es prácticamente para otro post.

Obviamente, tampoco se pueden pasar por alto muchas de estas pautas, pero son contados los casos en que al menos la cobertura es diferente, presenta un ángulo interesante o una lectura particular de los hechos. Todo parece plano, escrito con el mismo criterio, y mucho más en la televisión y la radio.

Los reporteros de turno -generalmente se trata de una guardia- al menos tienen material para escribir, pero para un lector debe ser sumamente tedioso leer la misma historia cada año. No sé, digo yo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>